5 COSAS QUE DEFINEN A UNA MUJER CORREDORA

5 COSAS QUE DEFINEN A UNA MUJER CORREDORA

El running es la disciplina elegida por excelencia entre las mujeres, razón suficiente para comprender qué beneficios les trae practicarla y cómo las reta en el día a día

Una mujer empoderada es una mujer que tendrá éxito. Cada zancada brinda una nueva oportunidad para crecer, para creer en sí misma y para disfrutar del mundo que sucede a su alrededor. Esto acontece a una mujer corredora, ese espécimen –a bien llamarla– que nutre las pistas y se define con la intensidad de su visión, de echar para adelante.

Una mujer corredora y las cosas que le marcan como tal, es el ejemplo perfecto de la campaña #SomosIntensas. Entremos en tema, estas razones dictan su entrenamiento y vamos a conocerlas mejor a través de ello.

mujer-corredora

ENCUENTRA AQUÍ LA LÍNEA NIKE RUNNING – Para la mujer de #SomosIntensas

Son imparables

Una mujer runner, motivada y con un objetivo por cumplir, sabe que nada la detendrá hasta obtener su cometido.

  • Pueden correr, incluso, con la menstruación. Esos días complicados saben superarlos con empeño, cuidado y mucha convicción. Liberan endorfinas y, para evitar incomodidad con la toalla femenina, usan tampones.
  • Tienen un dolor de cabeza o muscular, aun así encuentran la manera pero se recuperan y corren. Con tal de entrenar, se curan.

Fotolia_55805766_S-655-x-437

Multitasking

Las mujeres runner saben que el tiempo es oro, sobre todo el que gira en torno a entrenar, así que desarrollan la habilidad de hacer varias cosas a la vez.

  • Muchas veces son mamás, así que no hay mejor ejemplo de mujer multitask que una madre deportista. Se dan tiempo del trabajo, labores de casa, hijos, familia, vida privada, vida de pareja, caprichos y, claro está, de entrenar. Sí que son intensas.
  • Y, aunque no seas mamá, seguro tu profesión te demanda tiempo para preparar el siguiente proyecto que pidió tu jefe, ir a decenas de juntas al mes, atender tu agenda diaria, concretar tus metas mensuales y, de paso, salir de la oficina con buena actitud para tomar la copa con los amigos, ver al novio, sacar al perro, lavar la ropa… Ok, no quiero agobiarte. Mejor, deja de leer esto y sal a correr.

multitask

Cuidan su alimentación

Una chica runner, intensa, sabe que no todo es ejercicio. Su objetivo final está más allá de sólo correr, busca resultados integrales y por ello es que sabe cocinar.

  • No quiere decir que va a cocinar para todos, no se confundan. La chica runner empoderada cocina para ella, para cuidar su alimentación. Sabe que comer bien es fundamental para estar mejor, por ello elige ingredientes sanos, conoce de nutrición, sabe qué comer a cada momento del día y se disciplina.
  • Una corredora conoce su cuerpo. Derivado de comer bien, saben cómo hacer más eficiente su organismo.

Acéptalo, te ves guapa

Simplemente son lindas. Correr ofrece diversos beneficios a su aspecto físico. Por dentro se sienten mejor y lo reflejan por fuera.

  • Correr favorece una piel saludable. Según los dermatólogos, correr estimula la circulación, transporta nutrientes y elimina los desechos de la piel, provocando una reducción de la grasa subcutánea que hará la piel más clara y suave.
  • Entre la elección del outfit perfecto, los tenis que combinen y los accesorios ideales, una corredora puede identificarse por verse bastante bien, así sean las 5:00 a.m.

Tu cuerpo actúa distinto

Es la naturaleza y la lógica, una mujer reaccionará diferente a un hombre. Veamos las razones.

  • En la mujer, el enfriamiento por evaporación es menos eficiente, porque son más pequeñas. Necesitan beber más agua –hasta que la orina salga limpia– para compensar los efectos de la transpiración y evitar la deshidratación.
  • Los minerales que más requieren son el calcio y el hierro. El hierro en los días de menstruación; los alimentos ricos en hierro son el hígado, cereales fortificados secos, carne y espinaca. Como fuentes de calcio se recomiendan los lácteos, verduras de hoja, brócoli, sardinas y salmón.
  • Las mujeres con un fuerte entrenamiento que han estado embarazadas en los últimos dos años o consumen menos de 2500 calorías al día, deben ser más exhaustivas a la hora de realizarse exámenes de sangre para conocer sus niveles de hierro.