COMO SALIR MÁS RÁPIDO DE UNA LESIÓN

COMO SALIR MÁS RÁPIDO DE UNA LESIÓN

Triatleta y especialista deportiva, Alejandra Zea nos explica qué debes hacer tras padecer un percance físico en tu deporte favorito

Por Alejandra Zea, Coordinadora de Capacitación Deportiva

Si alguna vez has sufrido una lesión haciendo alguna actividad física sabes que después de que pasa el sufrimiento por el dolor agudo que te causó la lesión, pasas por otro sufrimiento al pensar en el tiempo que quedarás limitado en un movimiento. Esto será incómodo para tus actividades diarias y seguramente te dejará sin posibilidades de entrenar por un rato.

Por ello, aquí te proporcionamos algunos tips que todo atleta o persona que hace actividad física constante debe saber:

EVITA LA INFLAMACIÓN A TODA COSTA

Entre menos inflamado esté el área de la lesión, más rápido será el proceso de curación. Inmediatamente después del incidente sigue  estos sencillos pasos:

Descanso inmediato de la actividad que estabas haciendo. Si insistes en seguir puedes hacer más grave la lesión.

Frío en la zona dañada, hielo como primera opción. Aún mejor si sumerges la zona dañada en agua con hielos para que el efecto sea más profundo y envolvente.

Eleva la zona dañada, puede que la lesión haga algunas micro rupturas en venas y vasos por lo que se dificulta la circulación normal, si elevas la zona donde está la lesión evitas la acumulación de sangre.

ATIENDETE LAS PRIMERAS 24 HORAS

Este tiempo es determinante para revertir la situación por lo que atenderse inmediatamente evita riesgos o que la lesión sea más grave de lo que en realidad es.

Hazlo de la mano de un médico del deporte que conoce las lesiones comunes en la actividad física y el tratamiento efectivo.

TERAPIA FÍSICA Y REHABILITACIÓN

No esperes a que vuelvas a moverte para buscar un rehabilitador; una vez diagnosticada la gravedad de la lesión puedes comenzar con un programa de rehabilitación física inmediatamente para acelerar el proceso regenerativo.

NO DEJES DE MOVERTE

Si te inmovilizaron la zona de la lesión, aún tienes otras con las que puedes seguir moviéndote. Gracias a ello llevas oxígeno a través de la sangre al cuerpo, no hay mejor antibiótico que este para recuperarte.

La intensidad de las actividades debe ser baja y no comprometan la zona lastimada. El entrenamiento en alberca puede ser una excelente opción, pues el medio acuático disminuye impacto articular y acelera procesos de desinflamación.

COMÉ BIEN Y SUPLEMÉNTATE

Si tu alimentación es balanceada y  lo que comes son fuentes de energía como las   vitaminas, proteínas, minerales y hierro, ayudarás a tu cuerpo a regenerarse más rápido.

La vitamina B12, la vitamina C, los  aminoácidos, el calcio y el hierro pueden ser buenos suplementos para regenerar el grupo muscular lastimado. Solicita al médico que te dé las  indicaciones adecuadas para el consumo. ,

Si bien estos pasos no sanarán la lesión de inmediato, si acelerarán la sanación y así continuarás con tu vida normal y volverás a entrenar. Para finalizar, si tienes la fortuna de no haberte lesionado, evítalo comiendo bien, hidratándote y haciendo entrenamiento de fuerza para la salud de tus huesos, músculos y articulaciones.