LA ALBERCA NO SÓLO ES PARA NADAR

LA ALBERCA NO SÓLO ES PARA NADAR

¿Qué otras actividades puedo hacer en una alberca? es la pregunta que Alejandra Zea se hace para definir la variedad de actividades acuáticas a las que puedes acceder

Por Alejandra Zea, Coordinadora de Capacitación Deportiva

Cuando vez un cubo lleno de agua con líneas pintadas, bancos de salida y carriles, los primero que nos viene a la cabeza es Michael Phelps, así como lo increíble y rápido que nada cualquiera de los estilos de natación y que, para meterte a esta alberca, necesitas volver a nacer y aprender cada uno de los estilos.

SACA PROVECHO A LA NATACIÓN

Pues bien, antes de que renuncies a echarte un chapuzón a la  alberca, tienes que saber que Phelps  práctica Natación, la cual es una de las muchas actividades que puedes hacer dentro del medio acuático. Es más, ni siquiera tienes que saber nadar para aprovechar los beneficios de este fabuloso medio.

Para entrenamiento de fuerza

En el agua se pueden desarrollar programas orientados a la imagen y pérdida de peso. Muestra de ello es el acondicionamiento físico en el agua, llamado vulgarmente  Aquaerobics. En este tipo de entrenamiento se diseñan actividades o ejercicios que:

  • Incrementan la resistencia natural del medio para dar un entrenamiento completo de fuerza y resistencia.
  • Aporta el beneficio de que no te lesionarás, ya que por la poca gravedad que existe en el medio, tus articulaciones sufren mucho menos.

A group doing water aerobics

Para educación motriz

Otra actividad que se hace dentro del medio acuático es la educación motriz. Este plan busca desarrollar habilidades y destrezas básicas acuáticas con este tipo de actividades.

  • Saltos, giros, inmersiones y desplazamientos. Todos enriquecerán tu bagaje motor y complementarán tu coordinación y habilidades terrestres.
  • Por su naturaleza educativa, la mayoría de estos programas están dirigidos a niños; sin embargo, nunca es tarde para aprender, así que también lo pueden hacer jóvenes y adultos.

Para rehabilitación física

Por último y la más importante. En la alberca se desarrollan programas de entrenamiento de la salud dirigidos a personas en rehabilitación física, terapia a adultos mayores y otros por obesidad tipo II o III.

  • El medio garantiza que existe un mínimo impacto articular; éste, acompañado de una buena planificación de ejercicios, puede ayudar a la persona a mejorar su estado de salud actual.

Pues bien, ahora sabes que para iniciar tu práctica acuática no necesitas ser un gran nadador y sólo necesitas ganas, así como la compañía de un entrenador para diseñar tu propio plan.