MITOS: Transpiración es igual a pérdida de peso

MITOS: Transpiración es igual a pérdida de peso

La preocupación por el exceso de peso hace que muchas personas busquen medios “milagrosos” para perder los kilos extras; conozcamos qué es verdad y qué no

Por Andrea García Hernández, Nutrióloga de SC Insurgentes

El mito de hoy sobre la transpiración como una forma para perder kilos, ha sido aprovechado por diversas empresas para la promoción de productos y métodos para bajar de peso, utilizando mensajes engañosos y sin fundamento científico, siendo estos riesgosos para la salud.

Para comprender mejor a qué nos vamos a referir con este mito, vayamos por partes.

¿Qué es el sudor?

El sudor es un líquido claro y salado producido por glándulas sudoríparas del cuerpo. Sus funciones son:

  • Compensar la temperatura corporal
  • Eliminar sustancias de desecho
  • Como barrera contra las invasiones de gérmenes, bacterias, hongos y virus que puedan dañar al organismo

¿Cómo ocurre la deshidratación?

La deshidratación tiene lugar cuando la pérdida de líquido por sudoración es superior a la ingesta de fluidos. Puede llevar a una recuperación incompleta de las pérdidas de agua y llegar a incrementar los niveles de estrés. En condiciones normales, el cuerpo pierde y debe reponer unos 2-2.5 litros de agua diarios.

  • Respirar, orinar, defecar y sudar provoca pérdidas de agua que deben reponerse diariamente.
  • El cuerpo puede sufrir consecuencias y afectar la termorregulación, la función cardiovascular, metabólica y cognitiva, aumentando el riesgo de sufrir lesiones.

Según la tasa metabólica (energía necesaria para mantener al organismo vivo en reposo), las condiciones ambientales y la ropa que use, el ejercicio puede inducir que suba mucho la temperatura corporal, aumente el flujo sanguíneo en la piel y mayor sudoración.

Evaporación de sudor

La evaporación del sudor es la vía de pérdida de calor durante el ejercicio vigoroso en climas cálidos.

  • Además de contener agua, el sudor contiene electrolitos que si no se reponen adecuadamente pueden desarrollar desequilibrios de agua y electrolitos, impactando negativamente en el rendimiento y salud del deportista.
  • El peso corporal, predisposición genética, adaptación al calor y la eficiencia metabólica, influirán en las tasas de sudoración para una actividad dada.
  • La ganancia de agua proviene del consumo de líquido, alimentos y la producción de agua metabólica.
  • Mientras que las pérdidas de agua ocurren por respiración, gastrointestinales, renales y por sudor.

MITO: Sudar no hace bajar de peso

Se cree que mientras más se suda más peso se pierde y, por consecuencia, se  adelgaza. Sí hay pérdida de peso que se recupera al ingerir más líquidos que sustituyen el volumen perdido, pero la grasa no se derrite con el calor del cuerpo.

Algunos deportistas llegan a utilizar accesorios como: fajas, saunas, chalecos, pants térmicos, cremas o exceso de ropa.

Para perder peso correctamente, hay que combinar dieta y ejercicio físico, ya que permite conseguir resultados a largo plazo dejando de lado efectos inmediatos que pueden afectar la salud.

Evita la deshidratación

  • Aquí, la deshidratación se puede manifestar con calambres musculares, apatía, debilidad y desorientación.
  • Si se continúa con el ejercicio, se producirá agotamientos y golpe de calor (incremento de la temperatura corporal, falta de sudación e inconciencia).
  • Los síntomas iniciales que deben alertar a los deportistas con excesiva sudoración son dolor de cabeza intenso, náusea y sensación de inestabilidad.