Paola Longoria construirá escuela de Raquetbol

Paola Longoria construirá escuela de Raquetbol

La deportista mexicana inaugurará este año su primera escuela pública para desarrollar futuros talentos en ese deporte

Por Mario Almaguer

No basta con ser la atleta más dominante de tu disciplina durante los recientes siete años. Para Paola Longoria, a sus 27 años de edad, hay más camino por ir preparando. Por ello la raquetbolista mexicana alista la presentación de su primera escuela pública de raquetbol.

“Abriré una Escuela Pública de Raquetbol en San Luis Potosí. Ya están las canchas listas y queremos acercar a niños y jóvenes a este deporte. Nos apoyó Gobierno del Estado de San Luis Potosí y el Patronato de la Feria; es un proyecto iniciado hace dos años ya que para jugar raquetbol sólo se encuentran inmuebles privados”, indicó Longoria recientemente a Grupo Martí la embajador deportiva de Sport City.

IMG_0877 - copiaBúsqueda de talentos

Paola, número uno del mundo en el Raquetbol desde 2010, lleva a cabo esta acción con el fin de legar deporte y oportunidades a nuevas generaciones.

“Espero este proyecto ayude a varios niños. El deporte es el mejor estilo de vida saludable, te aleja de vicios y de pensar en tarugadas. Eso busco, un fin para ayudar a los jóvenes.

“Serán cuatro canchas y tendrá acceso toda la gente aunque sí habrá un cupo limitado. Partiremos horarios para niños principiantes e intermedios, para luego abrir una escuela de alto rendimiento que ofrezca a mi equipo de apoyo con doctores, terapistas, nutriólogos y psicólogos”, adelantó sobre la escuela que espera inaugurar en mayo o junio de este 2017.

“Es un año importante donde puedo romper el record de las 8 temporadas consecutivas como número 1 del mundo en el Raquetbol. Estoy ahora empatada con la norteamericana Michelle Gould, así que es el objetivo de este año”

Por 8 años en la cima

Este año es el de la consolidación total para Paola. Consciente de que debe culminar una gran temporada, Longoria sólo piensa en mejorar.

“Mi primera motivación era ser número uno, es difícil llegar y más mantenerse. El nivel de las jugadoras crece, todo mundo quiere tu lugar y no debes bajar la guardia”, dijo y describió: “entreno 5 horas diarias, parto mis sesiones a 2 y media en la mañana y el resto por la tarde; tengo 6 personas en mi equipo multidisciplinario y cada uno ve qué puedo mejorar, tanto áreas psicológicas como físico, técnico y nutrición. Todos están al pendiente y va de la mano, siempre he sido disciplinada y una mujer muy aguerrida”.

Estoy preparada, me gustaría retirarme como número uno y me dará gusto ver a más niñas practicando este deporte. Hay que buscar personas con potencial, por eso pongo la escuela para que salgan un par de niñas nuevas que compitan”