¿Sirven las fajas y cremas para quemar grasa al entrenar?

¿Sirven las fajas y cremas para quemar grasa al entrenar?

Puede ser la pregunta del millón de dólares para mujeres e incluso hombres que las utilizan; conozcamos sus pros y contras

Para hablar de este tema, debemos tener en cuenta que en la actualidad el mercado de la belleza y la salud ofrece miles de métodos para adelgazar de forma rápida y sin esfuerzo. Productos a los que puede acceder cualquier persona que tenga recursos económicos suficientes para pagar por ellos en una tienda.

Existen cientos de productos que intentan cubrir las necesidades del cliente. Dentro de la gama que ofrecen las fajas reductoras están:

  • Las que emiten estímulos eléctricos
  • Las de compresión
  • Moldeadoras para el torso
  • Moldeadoras para los muslos

¿Verdad o mentira?

De acuerdo a la publicidad, sólo basta con ponerse la faja o untarse la crema para adelgazar y esperar que las tallas se reduzcan en un par de horas o días, máximo. Muchas personas aún creen en el mito de la eliminación de grasa localizada y específica y, en el ‘gym’, podemos observar una gran cantidad de personas utilizando fajas en el abdomen para “quemar la grasa” en esa zona del cuerpo.

Sin embargo, no hay cosa más alejada de la realidad, pues con este tipo de accesorios lo único que se logra es eliminar líquidos corporales almacenados que al final de cuentas se verán recuperados al momento de rehidratarse.

Para modelar el cuerpo

Las fajas resultan de gran utilidad para sacarnos del paso cuando nos toca exponernos a una situación en que la ropa no puede ocultar esos kilos de más y que nos impiden mostrar la curva que queremos con ese vestido o blusa ajustada que no perdona. Sin embargo, las fajas o “bodies” tienen un fin terapéutico específico.

  • Al usar una faja para modelar el cuerpo, ten claro un objetivo específico y, una vez cumplido, debes dejarla. No es sano que perpetuemos su uso.
  • Una faja aumenta el calor y humedad local, ejerce presión y roce continuo sobre los tejidos. Esto impide su ventilación normal.
  • Las fajas también limitan la movilidad corporal y la actividad muscular.

Limita el desarrollo muscular abdominal

Un elemento importante a considerar cuando decidimos usar faja de forma permanente, es que ésta o el body eliminan la función de contener la pared abdominal. Cualquier músculo que presenta inactividad por un período prolongado de tiempo va perdiendo su entrenamiento, tonicidad y finalmente se atrofia.

Parte importante de nuestra curva abdominal se debe a la capacidad de nuestra musculatura de mantener esta tonicidad y tensión de la pared. Una persona que utiliza faja de forma permanente debilita su musculatura.

No hay milagros, sólo entrenamiento

Por desgracia no existen los remedios milagrosos ni efectividad en los productos que prometen deshacerse de esas incómodas “lonjitas o llantitas”. La única forma en que la reducción de grasa abdominal se garantiza es a través del ejercicio estructurado, combinado con una alimentación nutritiva y balanceada. De esa forma usarás más calorías y reducirás grasa de todas las partes de tu cuerpo, incluyendo la incómoda grasa abdominal.

En conclusión, el uso de fajas y cremas para la pérdida de peso no es más que un mito que ha sabido extenderse muy bien, perjudicando en el rendimiento de quienes la usan. Por esa razón, lo mejor es dejar de usarlas y enfocarte en maximizar los resultados de tu rutina con ejercicios bien ejecutados.