Tips para mejorar tu respiración al nadar

Tips para mejorar tu respiración al nadar

Cuando se va a comenzar en este deporte, la preocupación principal es cómo respirar correctamente; estos consejos ayudarán a aclarar el panorama

De manera recurrente una de las primeras preguntas que tienen las personas cuando van a iniciar cualquier tipo de entrenamiento es: ¿cómo debo respirar? Y, por sencillo que parezca, la única respuesta es ‘el cuerpo te lleva’, ya que éste te dicta el ritmo de tu respiración obedeciendo la fuerza que emplea o la distancia que se vaya a nadar; ya sea por el esfuerzo y la duración.

Respirar es un proceso natural, donde el comportamiento ideal es: inhalación y exhalación a través de las fosas nasales, donde la intensidad aumentará dependiendo de la cadencia y velocidad de la ejecución. Siempre teniendo en cuenta que mientras más oxígeno haya en el cerebro, hay una mayor producción de energía.

Pasos para respirar al nadar

  • Exhala mientras tu cara está debajo del agua. Al girar la cabeza para respirar, tendrás tan sólo un segundo para inhalar. No tendrás tiempo para exhalar e inhalar completamente mientras tu boca está fuera del agua.
  • Alinea tu cabeza con tu cuerpo entre respiraciones. No muevas tu cabeza, excepto cuando la gires para respirar. Enfoca tus ojos en el fondo de la piscina directamente debajo de ti. Esto mantendrá quieta y bien alineada la cabeza.
  • Respira de un lado de tu cuerpo cada dos brazadas. Cada estiramiento del brazo cuenta como una brazada completa. Gira tu cabeza hacia el lado del brazo que pasa sobre tu cabeza. Siempre respira de un lado, izquierdo o derecho.
  • Rota tu cabeza. Esto hazlo hasta que tu boca supere la línea del agua e inhala con fuerza. No levantes la cabeza. El paso de tu cuerpo y tu cabeza formará olas en forma de arco conforme nadas.
  • Sigue esa pequeña ola. Se formará una bolsa de aire detrás de ésta y nivelará el agua a un lado de tu cabeza para que sea más bajo que en el resto. Mantén posicionada la cabeza y tu boca quedará en este espacio, permitiéndote respirar.
  • Evita rotar de más tu cabeza. Gírala tan sólo para respirar rápidamente. Inmediatamente gira tu cabeza a la posición boca abajo y comienza a exhalar para preparar la próxima respiración.

BENEFICIOS

Mejora tu respiración

Cambiar y controlar la respiración favorece a los pulmones y provoca una mejor capacidad aeróbica, lo cual favorece el intercambio de gases en nuestros pulmones. Es ideal para personas con problemas respiratorios.

Fortalece tu corazón

Con sólo estar dentro de una alberca, favoreces el retorno de la sangre al corazón y se mantiene a los músculos y órganos mejor oxigenados, así como con mejor rendimiento. Se mantiene una presión arterial estable y es ideal para personas con hipertensión o problemas de circulación.

HABILIDADES

Las habilidades para entrenar son:

Respiración bilateral, drafting, nado con la cabeza afuera, buscar puntos de referencia en tramos cortos, cambios de ritmo, arranque en pelotón, nado en espacios reducidos o grupos compactos.

Respiración bilateral

En aguas abiertas, es básica la respiración hacia ambos lados porque nos ayuda a balancear la brazada. También distribuye el trabajo muscular y estrés en el cuello y hombros y, lo más importante, nos sirve para buscar puntos de referencia a ambos lados y orientarnos mejor. Puedes ir viendo a tus compañeros o competidores en el agua.

Ejercicios: Hacer 3×100 m:

  • 100 respirando lado izquierdo/
  • 100 lado derecho/
  • 100 respiración bilateral (respirando cada 3 ó 5 brazadas)

Mejora tu respiración

  • Aprende a respirar de ambos lados. A veces el sol está del lado dominante y en cada respiración perdemos la vista.
  • bien, a veces las olas vienen en esa misma dirección y al salir a respirar terminamos tomando agua salada.